19
Noviembre

19 NOVIEMBRE 2019 REPORTE24//

EL TITULAR DEL OBSERVATORIO DE LA DEUDA SOCIAL ALERTÓ ADEMÁS QUE LA INSEGURIDAD ALIMENTARIA "CRECIÓ NOTABLEMENTE" EN DOS AÑOS.

El titular del Observatorio de la Deuda Social de la UCA, Agustín Salvia, afirmó que para fin de año la pobreza llegará al 38 por ciento y alertó que la inseguridad alimentaria "creció notablemente" en estos dos últimos años.

Salvia se refirió a la mesa del Consejo contra el Hambre convocada por Alberto Fernández: "La reunión contra el hambre fue muy importante porque es necesario pensar en un Consejo muy amplio por la seguridad alimentaria", al tiempo que señaló: "Oficialismo y oposición deberían estar en la mesa contra el hambre".

En diálogo con FM Futurock, Salvia aseguró sobre el rol de Tinelli en el Consejo contra el Hambre: "No creo para nada que Tinelli sobrara en la mesa contra el hambre. Su presencia es muy importante, tiene vocación por solucionar el problema", y agregó sobre el presidente electo: "Lo vi a Alberto Fernandez muy focalizado en terminar con el hambre y poder garantizar la seguridad alimentaria".

Por otro lado, reveló datos sobre la pobreza en Argentina: "La inseguridad alimentaria creció notablemente en estos últimos dos años. Vamos a publicar los datos de pobreza el 5 de diciembre, pero estamos en torno al 38% ya".

Además, auguró: "Todos queremos que al próximo gobierno le vaya bien, creo que con Alberto se abre una ventana de oportunidad", y concluyó: "A Alberto Fernandez lo veo focalizado y preocupado en solucionar el problema, a otros presidentes no los vi así".

Por último, opinó sobre la tarjeta alimentaria anunciada por Daniel Arroyo: "La tarjeta alimentaria es la mejor forma de intervenir sobre la problemática del hambre".

Pobreza UCA Inflación Agustin Salvia

09
Noviembre

09 NOVIEMBRE 2019 REPORTE24//

ANTE EL PANORAMA DE RECESIÓN NACIONAL, LAS PROVINCIAS SE CHOCAN CON MUCHOS OBSTÁCULOS PARA GENERAR INGRESOS PROPIOS Y LOS COMPROMISOS DE CADA JURISDICCIÓN REPRESENTAN UNA ENCRUCIJADA.

La fuga de capitales que fomentó Mauricio Macri desde 2015 se alimentó de los dólares que el Gobierno consiguió a través del mega endeudamiento. La apertura económica trajo aparejada una profunda recesión que a su vez redujo la recaudación impositiva, que tiene una vital dependencia del consumo. El escenario se reprodujo dentro de las provincias, que aumentaron exponencialmente sus pasivos y ahora algunas se encuentran en una delicada situación. El caso más drástico es de la provincia de Buenos Aires, que deberá afrontar una deuda equiparable la mitad de la suma de todas las provincias.

La estructura tributaria argentina se mantuvo sumamente recesiva por décadas, lo que empeoró aún más con Cambiemos. La mayoría de lo que AFIP recolecta está explicado por el IVA (un tercio del total), mientras que el impuesto a los bienes personales ocupa un rol secundario. De esta manera, ante una retracción en la demanda por el derrumbe del poder adquisitivo, el Estado ve mermar drásticamente sus ingresos en términos reales. En octubre, la recaudación ascendió 42,8%, mientras que la inflación fue de 53,5% interanual en septiembre, último dato disponible.

La crisis se repitió en las provincias

Ante el panorama de recesión nacional, las provincias se chocan con muchos obstáculos para generar ingresos propios. Sólo cuatro de las 23 provincias recaudan el 60% del total de sus ingresos. El resto depende exclusivamente del sistema de reparto de fondos nacionales.

“La falta de flexibilidad de los gastos resulta uno de los mayores problemas fiscales para las provincias, que en promedio destinan más del 50% de sus ingresos al pago de sueldos y, en algunos casos, hasta el 70% entre prestaciones a la seguridad social y el pago al personal”, advierte en este contexto la consultora Ficonomics.

En Argentina los distritos con mayores ingresos son ‘solidarios’ con aquellos que no generan los suficientes para hacer frente a sus obligaciones. “Este régimen provoca que la gran mayoría de las provincias, sobre todo las más pequeñas, se vuelvan dependientes del reparto de los ingresos nacionales. Por ende, en un contexto recesivo donde el nivel de actividad disminuyó a niveles de 2010, los recursos nacionales se redujeron enormemente perjudicando el accionar presupuestario de las provincias”, analizó en un completo informe.

Sólo Buenos Aires, Chubut, Neuquén y Santa Cruz poseen una recaudación local mayor al 60% del total. “El resto se encuentran en una situación de dependencia fiscal que resulta complicada de revertir”, alerta la consultora económica.

Por el contrario, más del 70% del dinero que manejan Catamarca, Formosa, Jujuy, Chaco, La Rioja, San Luis y Santiago del Estero provienen del Estado central. Esto las convierte en las más perjudicadas cuando la reactivación económica parece ser un objetivo lejano.

En promedio, el 52% de los gastos (excluidos los de seguridad social) cubre sueldos, lo que es menor (40%) en San Juan y Santiago del Estero, pero mayor (70%) en Chubut, según Ficonomics. Presenta una brecha muy superior la inversión real directa: entre el 1,9% en Tucumán y el 18,8% en Santiago del Estero.

Ante el consenso fiscal que firmaron los gobernadores con Macri en 2017 para disminuir el déficit fiscal. Si bien sólo Tucumán, Santa Fe, Río Negro y Chubut aún no lograron cambiar su situación, todas tomaron deuda para conseguir mayores fondos ante la profunda crisis económica que generó Macri. Esto puede desencadenar un problema aún mayor.

Problemas de endeudamiento

Del mismo modo, los compromisos de cada jurisdicción representan una encrucijada. La provincia de Buenos Aires tiene una deuda de $ 505.418 millones, una suma que equivale prácticamente a la mitad de la suma de todas las provincias.

En el ranking nacional, le siguen Ciudad de Buenos Aires, Córdoba, Mendoza, Neuquén y Entre Ríos, según los últimos datos disponibles correspondientes al segundo trimestre de este año. De acuerdo a lo informado por el Minsiterio de Hacienda, la deuda de todas las provincias había alcanzado en 2018 el 7,6% del Producto Bruto Interno (PBI) del país, el porcentaje más alto desde 2010.

Un condicionante a tener en cuenta es la composición de las deudas provinciales. El promedio de todas las provincias indica que el 70% corresponde a deuda en títulos públicos, el 13% a deuda con Nación y el 10% con organismos internacionales.

Como la mayoría de los ingresos de las provincias corresponden a ingresos nacionales -que dado el contexto recesivo están recorriendo un camino hacia la baja- el pago de la deuda en las provincias también se verá afectado, no sólo por las continuas devaluaciones sufridas en los últimos meses sino también por la falta de generación de ingresos que permita a cada provincia cumplir con sus obligaciones.

El peso de los intereses es claramente mayor en las provincias más grandes (Buenos Aires y CABA, Chubut y Córdoba), aunque provincias como Jujuy y Chaco se posicionan en el cuarto y sexto lugar en la escala a nivel nacional. Formosa, La Pampa y San Luis aquellas con menor presión en cuanto al pago de servicios de deuda.

07
Noviembre

07 NOVIEMBRE 2019 REPORTE24//

LA ACTIVIDAD ACUMULÓ UNA CAÍDA DEL 7,8% EN LOS PRIMEROS NUEVE MESES DEL AÑO.

La industria se desplomó 5% en septiembre en forma interanual, de acuerdo al Indec. La actividad acumuló una caída del 7,8% en los primeros nueve meses del año.

Las fábricas acumulan una seguidilla de 17 meses consecutivos en baja. La caída del indicador fue encabezada por la tendencia negativa del rubro automotriz con un 16,5%, seguido por muebles y otras industrias manufactureras con una merma del 13,7%.

En septiembre de 2018, según datos del ente estadístico, la actividad industrial había retrocedido un fuerte 12,6%. Para el Indec, la industria registró una caída del 5% en el noveno mes del año con respecto al mes previo. De esta manera, acumuló una merma del 7,8% en el transcurso de 2019.

Por su parte, la construcción se hundió 8,5% en el mes contra el mismo período del año anterior. En lo que va de 2019 lleva 8% de baja en la actividad.

JORGE CAPITANICH CONVOCA A VOTAR POR DIEGO ARÉVALO PARA LA INTENDENCIA DE RESISTENCIA

05
Noviembre

05 NOVIEMBRE 2019 REPORTE24//

DESDE 2016, FUERON 1203 CASOS DE CONCURSOS Y QUIEBRAS, LO QUE REFLEJA LAS CONSECUENCIAS DEL MODELO ECONÓMICO DE CAMBIEMOS.

Los números que reflejan la crisis económica generada el macrismo son alarmantes: entre julio y septiembre, quebraron o entraron en concurso siete empresas por cada día hábil. Desde enero de este año, fueron más de 700 las firmas que declararon la bancarrota.

Así lo reveló un informe del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), que tomó de referencia a la provincia de Buenos Aires, la Ciudad de Buenos Aires y Córdoba, donde están radicadas el 61% de las empresas de la Argentina. Si los resultados se proyectaran a todo el país, el cálculo daría que en el tercer trimestre de 2019, once empresas entraron en concurso o quebraron por día.

JORGE CAPITANICH CONVOCA A VOTAR POR DIEGO ARÉVALO PARA LA INTENDENCIA DE RESISTENCIA

Desde 2016, fueron 1203 casos de concursos y quiebras, lo que refleja las consecuencias del modelo económico de Cambiemos. El aumento de los concursos preventivos en el acumulado de los primeros nueve meses de este año fue muy preocupante: en total hubo 475.

- En la Ciudad de Buenos Aires las empresas que entraron en concurso fueron 196, casi el triple que en 2016.

- En Córdoba, la suma de empresas que no pudieron afrontar sus deudas fue de 124 casos, el doble que en el primer año de gobierno macrista.

- En la provincia de Buenos Aires, el número llegó a 155, más del doble que en 2016.

Comparado con las del mismo período de años anteriores, el aumento representa un 38% más que en los primeros 9 meses de 2018 y un aumento del 138 por ciento en relación al mismo período de 2016.

Cuando se declara un concurso, se nombra a un administrador o síndico para que reorganice y renegocie, tanto como sea posible, los activos y obligaciones de la empresa con el objetivo de que continúe funcionando. Es decir que el concurso indica que hay una situación de crisis grave, aunque no necesariamente de cierre.

El total de quiebras desde enero a septiembre de 2019 fue de 728 casos. Sector por sector, la actividad más afectada fue la de Servicios (con 216 casos en 2019 y 573 desde 2016), seguida de Comercio (85 casos en 2019 y 221 desde 2016) e Industria (con 65 este año y 200 casos desde 2016).

Página 1 de 101