R24 EN VIVO

02
Marzo

LA CÁMARA DE LA INDUSTRIA ARGENTINA DEL SOFTWARE (CESSI) CONVOCA A UN ENCUENTRO PARA DEBATIR EL USO DE LA TECNOLOGÍA AL SERVICIO DE LOS CIUDADANOS.

La Cámara de la Industria Argentina del Software (Cessi) desarrollará el 21 de marzo desde las 8.30 la segunda edición del Foro Argentino de Transformación Digital: “Perspectivas del uso de la Tecnología para transformar al Estado al servicio del Ciudadano”.

En el encuentro se debatirá cómo los planes de transformación digital que llevan adelante los gobiernos -nacional, provinciales y municipales, así como el Poder Judicial- impactan en las sociedades del conocimiento, y se abordará también cómo el Sistema Científico y Tecnológico puede contribuir a esta transformación.

Además, la Cámara debatirá cómo la implementación de estos programas afectará positivamente en el crecimiento de la industria argentina del software, según precisó en un comunicado.

Los objetivos de esta jornada, que tendrá lugar en el porteño Hotel Sheraton Libertador, serán "concientizar sobre la importancia de colocar a la transformación digital en un rol más estratégico en las organizaciones del Estado, ya que permitirá un desarrollo sostenible en la ejecución de los planes y programas públicos", indicó la Cessi.

"Para nosotros es un orgullo poder organizar una segunda jornada del Foro Argentino de Transformación Digital y debatir respecto del cambio cultural que implica la incorporación de tecnologías digitales así como las oportunidades que otorgan en cuanto a la reinvención de los procesos, los procedimientos, los hábitos y los comportamientos de organizaciones y personas ya que permiten mejorar su capacidad para hacer frente a los retos que suponen los nuevos tiempos”, expresó el presidente de Cessi, Aníbal Carmona.

La inscripción es abierta al público -puede consultarse en http://cessi.org.ar/fatd-, y el evento contará con expositores internacionales y argentinos.

En su primera edición, el Foro contó con la asistencia de más de 600 funcionarios y empresarios del sector, y este año la Cámara espera que nuevos líderes de opinión y referentes puedan sumarse para profundizar en esta temática.

09
Enero

Un grupo de científicos argentinos del Conicet participa de un proyecto internacional para del desarrollo de nuevos materiales que permitan hacer frente a uno de los grandes desafíos actuales: minimizar el consumo de energía en diferentes dispositivos.

Un grupo de científicos argentinos del Conicet participa de un proyecto internacional para el desarrollo de nuevos materiales que permitan hacer frente a uno de los grandes desafíos actuales: minimizar el consumo de energía en diferentes dispositivos, lo que implica entre otras cosas "cambiar el concepto de nanotecnología como manipulación a escala atómica al de producción de bienes de consumo masivos”, explicó uno de ellos.

La iniciativa, cuya clave es innovar en los materiales que se usan para fabricar dispositivos -tanto para reducir el consumo energético como para recuperar parte de lo que se pierde en forma de calor- parte de la "obligación" de pensar en formas más eficientes y sustentables del uso energético, lo que resulta en un valioso cuidado del medio ambiente.

"El objetivo es tratar de ir más allá de la tecnología de la que se dispone y minimizar el consumo de energía en diferentes dispositivos mediante el uso de materiales más eficientes", explicó Myriam Aguirre, investigadora argentina de la Universidad de Zaragoza (Unizar) y coordinadora del proyecto.

"Para esto necesitamos poder coordinar conocimiento y experiencia en diferentes campos: tanto en el diseño y obtención de los nuevos materiales como en la medición de propiedades a la nanoescala y la modelización de las mismas”, agregó en un artículo publicado por el Conicet.

Por eso, del proyecto -de cuatro años de duración y un financiamiento de la Unión Europea por 711.000 euros- participan ocho universidades y centros de investigación de larga trayectoria en nanotecnología, de España, Francia, Suiza y Japón, además de tres argentinas: la Universidad Nacional de San Martín (Unsam), la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) y la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA).

Bajo el nombre "Spin, Conversión, Logic & Storage in Oxide-Based Electronics (Spicolost)", la iniciativa está enfocada en desarrollar e implementar films delgados y nanoestructuras con funcionalidades eléctricas y magnéticas que permitan optimizar la performance de los dispositivos actuales y disminuir el consumo de energía sin aumentar los costos.

"Este proyecto no solo reúne investigadores que comparten temáticas con cierta orientación similar, sino que potencia una trayectoria de trabajo y hace posible concretar ideas que teníamos ya planteadas hace años: rediseñar el mapa de la nanotecnología como la conocemos, cambiar el concepto de nanotecnología como manipulación a escala atómica al de producción de bienes de consumo masivos”, explicó Eugenio Otal, quien coordina el capítulo argentino del proyecto junto con las investigadoras Ana María Llois, Laura Steren, de la CNEA.

Las áreas de investigación en las que trabaja esta red de científicos comprenden la expansión de la espintrónica y el desarrollo y optimización de materiales magnetoeléctricos y termoeléctricos.

"Un material termoeléctrico absorbe calor y lo transforma en energía eléctrica. Esto se puede implementar por medio de dispositivos miniaturizados dentro de un reloj inteligente, teléfono celular o una computadora portátil", explicó Otal, investigador del Conicet en la Unidad de Investigación y Desarrollo Estratégico para la Defensa (Unidef, Conicet-Ministerio de Defensa) y profesor de la UTN.

"Estos materiales recapturan el calor que comúnmente se pierde al ambiente y lo transforman en energía eléctrica para realimentar los equipos, reduciendo el consumo y alargando la autonomía de las baterías”, añadió.

En tanto, los materiales denominados magnetoeléctricos son aquellos cuyas propiedades magnéticas se pueden controlar con pequeños pulsos eléctricos, es decir, con ínfimo consumo de energía, y permitirán por ejemplo optimizar dispositivos como los discos rígidos, que se basan en materiales denominados ferromagnéticos.

"Estos materiales nos permitirían reducir el consumo de energía para almacenar información", precisó Llois, quien es además profesora de la Unsam.

Un material termoeléctrico absorbe calor y lo transforma en energía eléctrica. Esto se puede implementar por medio de dispositivos miniaturizados dentro de un reloj inteligente, teléfono celular o una computadora portátil ”

El otro área del proyecto Spicolost busca profundizar y expandir las aplicaciones posibles de la espintrónica, una poderosa tecnología emergente que hasta ahora se usa para la lectura de datos.

La electrónica, explicaron desde el Conicet, se basa en el uso de la carga eléctrica de los electrones para generar corriente. Pero los electrones tienen, además de la carga, una propiedad cuántica denominada espín, que se describe como una rotación sobre su propio eje, que aumenta el potencial para diseñar y fabricar dispositivos con más funcionalidades que permitan, por ejemplo, leer información almacenada en un disco rígido a mayor velocidad.

“Normalmente la conducción de energía se produce por medio de la carga de los electrones, se enchufa un dispositivo y circula corriente. La espintrónica se basa en generar flujos de información, pero no a partir de la carga sino del espín del electrón. Esto permite trasladar información, pero sin disipar calor”, detalló Aguirre.

Además de rediseñar el modelo actual de consumo energético, la iniciativa busca optimizar el funcionamiento de dispositivos sin introducir mayores costos en las cadenas de producción.

29
Diciembre

TAMBIÉN APUNTA A LAS RESPONSABILIDADES DEL PODER ECONÓMICO DEL AGRONEGOCIOS.

Un experto del Inta asegura que las grandes inundaciones no se explican sólo por la caída de lluvia, sino por el mal manejo del agua, la desforestación y el modelo productivo. Culpa a la soja y advierte que sino se detiene este proceso habrá mayores inundaciones (Nota de 5/2016)

El monte nativo absorbe 300 milímetros de agua por hora. Una pastura convencional (donde hay ganado) 100 milímetros. Y un campo con soja apenas 30 milímetros por hora.

Una investigación del INTA explica que el cambio del uso del suelo es un factor fundamental para explicar por qué las inundaciones son cada vez más continuas y graves.

“No estamos de acuerdo en que los excesos hídricos se deban a la falta de obras ni al exceso de lluvias, si no más bien a cuestiones asociadas al proceso de minería que sufre la agricultura y a la agriculturización de las últimas dos décadas principalmente”, afirma Nicolás Bertram, investigador del INTA Marcos Juárez (Córdoba).

También apunta a las responsabilidades del poder económico del agronegocios.

Misiones sufrió una gran inundación en 2014. A inicios de 2015 fue el turno de Córdoba y Santiago del Estero. El segundo semestre sufrieron el Litoral y Buenos Aires. Este año fue el turno de Santa Fe, Entre Ríos, Chaco, Corrientes, Córdoba y noroeste bonaerense. “Fue un tsumani que vino del cielo”, había dicho en 2015 el entonces gobernador de Córdoba, José Manuel de la Sota. En línea similar, responsabilizando a la naturaleza, argumentaron otros mandatarios.

Bertram estudia desde hace diez años los “excesos hídricos”. Su trabajo académico fue titulado “Ascenso de napas en la región pampeana: ¿Incremento de las precipitaciones o cambios en el uso de la tierra?” (firmado junto a Sebastián Chiacchiera). Analizaron las lluvias de los últimos cuarenta años y los cambios en el modelo agropecuario (sojización y expulsión de ganadería), entre otras variables.

“El incremento sostenido del componente freático que se dio en los últimos 40 años en la región pampeana, y que en la actualidad se acerca demasiado a la superficie, conlleva a un alto riesgo no solo en lo que respecta a producciones agrícologanaderas, sino también en sectores urbanos, pudiendo generar en ambas situaciones de inundaciones”, alertaba el trabajo, presentado en el XXV Congreso Nacional del Agua (Conagua 2015) en Paraná.

Bertram explica en lenguaje gráfico: “La napa estaba a diez metros de profundidad y hoy está a menos de un metro. Los suelos están saturados, no pueden absorber más. Es como si antes teníamos una maceta grande y echábamos un balde de agua. Ahora la maceta es diez veces más chica pero echamos el mismo balde de agua”.

La investigación explica que se observaron dos tipos de efectos en el comportamiento de la napa, a corto plazo (asociado a precipitaciones) y largo plazo (relacionados con los cultivos y el consumo que generan). Luego del procesamiento de datos (donde confirmaron que las lluvias se mantuvieron dentro de sus promedios anuales) aseguran: “A partir de datos históricos se puede observar una relación directa entre el incremento de los cultivos agrícolas (de soja principalmente) y el acercamiento de la napa freática a la superficie”.

El trabajo señala que buena parte de la región pampeana la napa freática se encuentra a un metro de profundidad (o menos) y recuerda que diez millones de hectárea pasaron de la actividad ganadera o mixta a la puramente agrícola, con preponderancia de la soja. “Millones de hectáreas de pasturas y pastizales que consumían agua durante los doce meses del año fueron cambiadas por cultivos anuales que, en el mejor de los casos lo hacen durante un tercio o la mitad de ese tiempo, pasando de consumir anualmente 1500-2000 milímetros a 500-800 milímetros”, precisa el trabajo como explicación del ascenso de la napa casi a la superficie.

Sobre la actual inundación, que afecta a 40 mil personas (11 mil evacuados), el investigador del INTA señala que “llovió por encima de la media, pero de ninguna manera eso explica la magnitud del desastre; la clave está en el ascenso de la napa y que arrasaron el monte que retenía agua”.

La investigación concluye que “si no se modifican las rotaciones o el uso de la tierra, no sólo se seguirá incrementando el nivel freático, sino también la superficie, con un alto riesgo de anegamiento”.

Afirma que se pueden encontrar soluciones (incorporación de pasturas, otros cultivos, mejor manejo de agua), pero debe primar una “mirada amplia”, interdisciplinaria, donde además de los sectores productivos se tenga en cuenta los aspectos ambientales y sociales.

28
Marzo

LO CONFIRMÓ EL PRESIDENTE DE LA EMPRESA Y YERNO DEL MINISTRO DE TELECOMUNICACIONES, RODRIGO DE LOREDO. ADUJO QUE LA COMPAÑÍA PRECISA "AUTOFINANCIAMIENTO".

El gobierno nacional tomó una polémica decisión: suspender la construcción del ARSAT 3 y comercializar el 2, con el objetivo de obtener "autofinanciamiento" para la empresa estatal de telecomunicaciones. Así lo confirmó su presidente, Rodrigo De Loredo, yerno del actual ministro de Telecomunicaciones.

Según consigna el matutino El Cronista Comercial, la decisión de poner un alto en el plan de desarrollo satelital que impulsó el kirchnerismo se debe a cuestiones netamente presupuestarias, para buscar el "autofinanciamiento" de la compañía estatal que ya lanzó dos satélites al espacio y planea(ba) lanzar un tercero.

De Loredo explicó al citado medio que la intención es comercializar el espectro sobre el que trabaja el Arsat 2 para obtener fondos para la empresa. Al respecto, sostuvo que la empresa "necesita autofinanciamiento porque nos encontramos con una empresa que tiene cosas buenas pero con un desmanejo de los fondos y en este camino buscamos la incorporación de socios colaborativos". Para ello, ya iniciaron los trámites en el exterior.

Hasta que no consigan rentas del Arsat 2 ,De Loredo confirmó la suspensión del plan para construir el Arsat 3. "Nos reunimos con los proveedores, que son todas empresas internacionales, y les pedimos tiempos porque la única manera de financiarnos en vendiendo el II", explicó a El Cronista.

Asimismo, añadió que el foco de la empresa bajo su gestión estará en ser un proveedor mayorista de fibra óptica, un "carrier de carriers" como lo definió. "Arsat no viene a competir con ningún actor privado, viene a colaborar", aclaró.

Página 1 de 8